Núm. actual   Núm. anteriores   Actualidad   Investigación   Patrocinadores   Inicio


DOSSIER CIENTÍFICO


Hacia un parlamento con criterios científicos

Carlos Andradas

Desde su constitución en 2004 la COSCE ha convivido, colaborado y criticado a los distintos Gobiernos y responsables políticos en materia de ciencia. El empeño proseguirá porque en ello va la credibilidad de la propia Confederación, pero también la fuerza y potencial de un país y su ciudadanía con un sistema de ciencia e I+D+i con capacidad para competir.


Una de las viejas aspiraciones de la Confederación de Sociedades Científicas de España, la COSCE, es la de actuar como órgano asesor externo e independiente del Congreso de los Diputados para temas de ciencia e investigación. Esta función es perfectamente acorde con los estatutos de la Confederación y aportaría un gran valor añadido a la misma, al Parlamento y, en consecuencia, a toda la sociedad. Creemos que, como en tantas otras cosas, se está perdiendo aquí un potencial de actuación precioso.

La idea de que el Parlamento tenga un consejo asesor o un órgano asesor en temas científicos no es original. Existe en muchos países. Continuamente reconocemos que la sociedad actual se va haciendo cada vez más compleja y que para transitar exitosamente por ella hace falta una alfabetización científica. (De ahí el gran error de eliminar la asignatura «Ciencias para la vida moderna», que parece que la reforma en ciernes quiere suprimir del actual curriculum de enseñanza secundaria.)

Si lo anterior es cierto para cualquier ciudadano, cuanto más necesario es que la Cámara que tiene que regir a toda la sociedad disponga no ya de una alfabetización, sino de un sólido conocimiento que permita tomar las decisiones que correspondan en función de criterios científicos reconocidos y validados universalmente, predicciones de comportamiento, modelos de evolución, y consecuencias seguras o previsibles de las actuaciones que se emprendan.

Con el mayor de los respetos hacia los diputados, hoy día el nivel de conocimiento científico en las Cámaras es, normalmente, bastante limitado. Y es natural, porque además el conocimiento requerido a determinados niveles, en muchos casos de gran especialización, está dentro de las competencias de científicos e investigadores de prestigio reconocido, que rara vez dan el salto a la arena política precisamente porque la ciencia y la investigación son actividades de dedicación a tiempo completo raramente compatibles con la actividad política.

Se podrá argumentar que los responsables políticos tienen o pueden tener sus científicos de confianza o de cabecera que les asesoran sobre las cuestiones oportunas en cada momento. Pero ese asesoramiento normalmente es hecho entre bambalinas y raramente presentado en forma de informes públicos y contrastados y siempre contará con la sombra de la duda de la independencia (y por consiguiente de su objetividad).

Los dos calificativos de la frase inicial del artículo son sumamente importantes. La COSCE es una organización externa e independiente. En eso radica nuestra fuerza y potencial. Unido, por supuesto, a que agrupa a más de 40.000 científicos de todas las áreas y campos, con lo que puede constituir grupos de trabajo sobre cualquier aspecto científico. Desde su constitución en 2004 ha convivido, colaborado y criticado a los distintos Gobiernos y responsables políticos que ha habido. Y lo seguirá haciendo porque sabemos que en ello nos va la credibilidad y la salud de la Confederación. Nuestro propio funcionamiento de elaboración de informes se basa en comisiones de expertos creadas ad hoc que trabajan independientemente.

Las encuestas indican que los ciudadanos confían en la ciencia y en los científicos. ¿Por qué privarles entonces de que las decisiones que correspondan en cada legislatura vayan argumentadas, en informes científicos avalados que les aseguren que son tomadas en base a los intereses generales con perspectiva de futuro y no en opiniones que pueden ser sesgadas u oportunistas?

Tenemos las personas, los instrumentos, el interés y el cauce para hacerlo. No perdamos la oportunidad.


Carlos Andradas
Presidente de la COSCE


Información relacionada en:
Asesorar a los parlamentarios en temas de ciencia y tecnología: el modelo europeo





ARTÍCULOS DE ESTE DOSSIER
[Diciembre 2012]

Vectores para la excelencia [+ en pdf]
Xavier Pujol Gebellí

Los OPI: reflexiones estratégicas para una reforma [+ en pdf]
Pere Puigdomènech

Retos y prioridades de la universidad pública española [+ en pdf]
Francesc Xavier Grau Vidal

La investigación clínica en tiempos revueltos [+ en pdf]
Ramon Gomis

Hacia un parlamento con criterios científicos [+ en pdf]
Carlos Andradas

(des)Invertir en futuro [+ en pdf]
Xavier Pujol Gebellí

También te puede interesar:
Asesorar a los parlamentarios en temas de ciencia y tecnología: el modelo europeo
Redacción

Aportaciones de la COSCE al debate sobre la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación [+ en pdf]
Aurelia Modrego

[VOLVER AL ÍNDICE]





ISSN: 1696-4837
© SEBBM. SEBBM es una publicación periódica de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular.
© Rubes Editorial.